lunes, 14 de abril de 2008

Música que cura

La música ayuda a las víctimas

de

accidente cerebrovascular

Por Michael Kahn

LONDRES (Reuters) - Un poco de Beethoven es bueno para el cerebro, según un estudio finlandés publicado el miércoles que demostró que la música ayuda a las personas a recuperarse más rápido de un accidente cerebrovascular (ACV).

Los pacientes que escucharon algunas horas de música por día apenas después de padecer un ACV mejoraron su memoria verbal y su estado anímico, comparados con las víctimas que no fueron expuestas a melodías o libros con audio, dijeron los investigadores.

La terapia musical se usa desde hace mucho tiempo en una serie de tratamientos, pero el estudio publicado en la revista Brain es el primero en mostrar su efecto sobre personas, agregó el equipo.

"Estos resultados demuestran por primera vez que escuchar música durante el período inmediatamente posterior a sufrir un ACV puede mejorar la recuperación cognitiva", escribieron los expertos.

Los ACV, que se producen cuando se bloquea el flujo sanguíneo al cerebro, pueden destruir el tejido cerebral y son una de las principales causas de muerte y discapacidad permanente en el mundo.

Los tratamientos incluyen la administración de medicamentos anticoagulantes y la reducción del colesterol.

La investigación incluyó a 60 personas que recientemente habían tenido un ACV de la arteria cerebral media en el hemisferio derecho o izquierdo del cerebro. Este es el tipo de ACV más común y puede afectar el control motriz, el habla y otras funciones cognitivas.

Un grupo de pacientes escuchó su música favorita todos los días o accedió a libros con audio, mientras que otros participantes no fueron expuestos a ningún tipo de música. Todos los voluntarios recibieron rehabilitación estándar.

Tres meses después, los pacientes que escucharon música tras el ACV mostraron una mejora del 60 por ciento en la memoria verbal, comparado con un beneficio del 18 por ciento entre los que escucharon libros con audio y un 29 por ciento para quienes no escucharon ninguna de las dos cosas.

La capacidad de centrar la atención también mejoró un 17 por ciento en quienes escucharon música, señaló Teppo Sarkamo, psicólogo de la Unidad de Investigación de Cognición Cerebral de la Universidad de Helsinki, quien dirigió el estudio.

"No podemos decir qué sucede en el cerebro pero, según investigaciones y teorías previas, podría ser que escuchar música activase las zonas cerebrales que se están recuperando" luego de un ACV, señaló el autor en una entrevista telefónica.

La música, asimismo, activaría de alguna forma mecanismos generales que reparan y renuevan las redes neurales después del accidente, concluyó Sarkamo.

(Editada en español por Ana Laura Mitidieri)

Fuente: Reuters, 20 de febrero de 2008

La música enriquece nuestra existencia
(hasta de maneras insospechadas)
¿a alguien le queda, todavía, alguna duda?


Publicar un comentario