viernes, 19 de junio de 2009

Teatro, Sociedad

Foto de la performance de la obra
Rítmicas de concierto de Andrés y Daniel Duarte Loza



Por el Lic. Ricardo Cohen

Director General de Arte y Cultura de la UNLP


La variedad y la heterogeneidad de la oferta académica de La Universidad Nacional de La Plata han sido siempre una de sus características distintivas y una de sus mayores virtudes. Unificar ideas, crear espacios experimentales en escenarios diversificados e interrelacionados con la comunidad, abriendo perspectivas para la producción de situaciones artísticas y culturales, mejorando la calidad de vida, generando instancias de reflexión, formación, diálogo y, la recuperación de patrimonios artísticos y culturales es la propuesta de la Dirección General de Arte y Cultura de la Secretaría de Extensión de la UNLP.

Hoy, en un contexto de crecimiento de todas los aspectos que hacen a la vida universitaria se hace imprescindible que la organización institucional de cuenta de las actuales necesidades en áreas disciplinares, entre las que se destaca la promoción del arte y la cultura, tanto desde el punto de vista de la producción y la enseñanza como desde la difusión. Integrándose a la comunidad en una ciudad cuyo prestigio está basado en gran parte, justamente en sus expresiones culturales.

Abarcar lo que se presenta como arte y fenómeno cultural es tomar conciencia de las intersecciones y paralelismos que se organizan en el campo de los diversos saberes. La posibilidad de zanjar la brecha que históricamente existe entre el universo de las culturas doctas y las prácticas populares, da la apertura a diversas subculturas, producto de cortes transversales que, en las sociedades se relaciona con las posibilidades de expresión sensible en la gente.

El teatro como fenómeno social se ha constituido, por sus características esenciales, en una de las artes de mayor riesgo y complicidad y se asume como una extensión de acción visual del imaginario social. Nuestro teatro nacional es un típico producto del aporte de lo popular. Las obras de Armando Discépolo, en la década del treinta, no eran preferencia de los cultos, sino entretenimiento de las clases populares.

Desde todas las perspectivas, los géneros centrales de un fenómeno sociológico como lo que significa el arte teatral, figuran como un instrumento de revelación para el conocimiento de una forma de ontología universal.

Establecer una discusión a partir de una concepción del teatro como agente transformador y revolucionario no carece de interés. El teatro es imagen, representación, acción y estética, aunque no se puede confundir o trastornar la práctica social de la vida, con la práctica social del teatro, sobre todo porque transcurren en espacios diferentes El teatro construye un universo dentro de un segmento del universo pero, además, amplía, es, una extensión de lo social Para algunas sociedades la elaboración de una cosmogonía se circunscribe a un espacio lógico visual. Esto le permite al teatro definir parte de un segmento social, tomarla como una referencialidad y ampliar la cuota de significados imperantes.

No se puede pasar por alto que toda ceremonia toca el espacio de la conciencia, toca el espacio de las relaciones sociales, del intercambio. Toda ceremonia va más allá de la mera representación social. El teatro es una de las formas en las que se produce la proyección del mito como una extensión de la historia, como una extensión en la proyección de la caverna. El fondo de la representación es la caverna la caverna es el espacio encubridor y descubridor de la conciencia social.


Publicado en el periódico de la Universidad Nacional de La Plata "La Palabra Universitaria" mayo de 2009

La Palabra Universitaria es una publicación mensual de la Universidad Nacional de La Plata. Se edita desde el mes de Junio del 2005 y se distribuye conjuntamente con la edición del diario El Día, el segundo domingo de cada mes.



Publicar un comentario