lunes, 29 de diciembre de 2008

Dos hermanos entre el pulsar de las estrellas y la música

Fotografía: Guillermo E. Sierra


'Pulsar' (poemas + música + video) // MAGMA música de concierto

Idea y realización: Andrés Duarte Loza - Daniel Duarte Loza

Cúpula del Telescopio Gran Ecuatorial Gautier

Viernes 19 de septiembre de 2008



Dos hermanos entre el pulsar de las estrellas
y la música


Entrevista de Alejandra Sofía

publicada originalmente en el Boletín de Noticias nº 252

del Observatorio Astronómico de La Plata

http://www.fcaglp.unlp.edu.ar/extension-y-difusion/boletin-de-noticias-1

/boletin-252/muestra-de-arte-en-el-observatorio-astronomico-de


-En primer lugar quisiera que se presenten y nos cuenten cómo llegan a su vocación, a lo que hacen actualmente.

Andrés: Nací en Buenos Aires en una familia amante de la música, mi padre canta y toca la guitarra. En mi casa había cantidad de discos que me encantaba escuchar, así que a los 7 años comencé con mis estudios musicales. Ingresé al Conservatorio Nacional a los 9 años para hacer la carrera de profesor de guitarra, la cual terminé, luego también estudié saxo. Paralelamente, a los 13 años empecé a interesarme por el rock y con mi hermano empezamos a tocar y componer canciones. Me vine a vivir a La Plata para estudiar composición en la Facultad de Bellas Artes, en la que me recibí de Licenciado en Composición y en la actualidad me desempeño como Jefe de Trabajos Prácticos de la cátedra de Composición. Soy becario de Perfeccionamiento de la UNLP y participo en Proyectos de Investigación del Programa de Incentivos.

Daniel: Somos hermanos. Compartimos el mismo origen y la misma formación musical con algunas pequeñas divergencias. Puedo agregar a lo que dijo Andrés que la colección de discos que supimos escuchar desde chicos, en nuestra casa, fue de lo más variada (Baden Powell, Chopin, Atahualpa Yupanqui, Bach, Zitarrosa, Vivaldi, Gardel, The Beatles, Louis Armstrong, etc.) y que eso contribuyó, notablemente, a que nuestra formación sea muy ecléctica, que es algo que -creo- se percibe cuando hacemos música. Fui becario de investigación del Programa de Becas de la UNLP (Iniciación, Perfeccionamiento y Formación Superior). Actualmente soy Profesor Adjunto de la Cátedra de Composición I a V de la Facultad de Bellas Artes de la UNLP y estoy intentando continuar con mi trabajo en el ámbito de la investigación universitaria.

-¿Qué otras cosas les gustan o motivan para crear?

Andrés: Me considero un apasionado por el arte en general, siempre me ha interesado la realización de trabajos interdisciplinarios vinculando la música con otras artes. Por lo que las fuentes de inspiración son infinitas.

Daniel: Varias. Si el artista logra no encerrarse en un capullo y mantenerse sensible y atento a lo que ocurre, cualquier sonido, hecho, palabra, movimiento puede transformarse en idea generadora. En eso estamos.

-¿Cómo tomaron la propuesta de tocar en esta Facultad?

Daniel: Con mucho entusiasmo.

Andrés: Nos sentimos muy halagados por la invitación, aceptamos de inmediato, ya que el Observatorio es un lugar precioso y muy inspirador para el tipo de propuesta artística que hacemos.

-¿Cuál es la sensación pasado el viernes de la inauguración?

Andrés: Estamos muy felices de haber participado, los organizadores fueron muy atentos y nos hicieron sentir como en casa. Por otro lado las devoluciones de la gente que estuvo presente fueron muy gratificantes y enriquecedoras.

Daniel: Sí, la verdad es que nos quedamos muy contentos con lo ocurrido el viernes. Para nosotros el concierto tuvo un carácter inaugural y fue maravillosa la integración artística que se produjo con la inauguración de la muestra plástica.

-¿Habían actuado junto a una muestra de arte?

Andrés: Si he participado en muestras colectivas y eventos artísticos de diferente índole.

Daniel: Somos cultores del trabajo colectivo y mancomunado. Desde nuestra experiencia de dúo hasta el trabajo con ensambles de música de concierto (pasando por grupos de música popular) siempre nos involucramos con esta idea de comunidad musical que, a su vez, es parte de una comunidad mayor. De ahí al trabajo con otras artes hubo un solo paso. Hace tiempo que venimos trabajando en realizaciones interdisciplinarias. Y es algo que nos convoca fuertemente. Hemos trabajado con danza, teatro, video, poesía, escultura y fotografía. Para nosotros esta propuesta fue, también, una realización interdisciplinaria. Aunque no trabajamos específicamente con los cuadros que se exhibieron; sí, lo hicimos con el lugar (la Cúpula del Telescopio Gran Ecuatorial Gautier) y con la relación entre música, video, poesía y astronomía. Por otro lado, conocemos a dos de las artistas plásticas involucradas. Fue una gran alegría descubrir a Gabriela, a quien conozco hace tiempo, entre las expositoras y, probablemente, hagamos, en breve, alguna otra puesta en conjunto.

-¿Sonó bien en el predio que tocaron?

Daniel: Una de las características acústicas de la cúpula es que posee una gran reverberación. Por eso, privilegiamos la idea de hacer una puesta en la que existiera un balance entre sonido amplificado y sonido acústico con un nivel de sonoridad no muy alto.

Andrés: Sonó bien, la acústica de la cúpula del Observatorio es muy particular, pero creo que funcionó para lo que nuestra propuesta necesitaba.

-¿Cómo es la actuación entre hermanos y cómo es la experiencia de unir poemas, música? ¿En qué consistió el video, cómo conjugaron todo eso?

Daniel: Somos un dúo de toda la vida. En nuestra familia sólo somos dos hermanos y, los dos, músicos. En casa la música tuvo un lugar preferencial. Papá siempre la llenó de sonidos y nos enseñó las primeras notas y mamá nos impulsó a seguir nuestra vocación; así que el hecho de tocar juntos se dio, prácticamente, desde que empezamos a hacer música, a muy temprana edad.

Andrés: Con mi hermano hemos hecho proyectos en conjunto desde siempre. Hacemos un buen equipo de trabajo por lo que hemos realizado una numerosa cantidad de composiciones y realizaciones en conjunto.

La presentación que hicimos en la inauguración fue especialmente pensada para la ocasión. Creemos que cada lugar te propone una nueva posibilidad creativa.

Nos pareció muy interesante la idea de relacionar la música con concepciones vinculadas a la astronomía. Es por esto que surgió inmediatamente el concepto de pulsar (o púlsar en su pronunciación inglesa) -que se convirtió en el nombre de nuestra presentación- ya que la palabra misma define a una estrella de neutrones que emite pulsos lumínicos y sonoros y que para nosotros tiene una relevancia fundamental; porque el pulso en música es una noción elemental importantísima de ritmo-duración-tiempo.

Daniel: Entonces, casi inmediatamente, hicimos la conexión con algunos poemas de Augusto de Campos (que es uno de los fundadores del movimiento de poesía concreta que surge en Brasil a mediados de los años 50) a quien conocemos personalmente, admiramos profundamente y con el que trabajamos en conjunto hace ya algunos años.

Para esta propuesta tomamos, entonces -como fuente de inspiración-, O PULSAR (EL PULSAR) que es un poema -como todos los de Augusto- en el que la palabra manifiesta una tridimensión, una verbivocovisualidad es decir: significado, sonido e imagen. En la representación gráfica de este poema las letras e son transformadas en estrellas y las o en planetas. Ambas vocales realizan un recorrido a lo largo del poema; mientras las estrellas decrecen, los planetas aumentan su tamaño. Sobre el final ambos -la estrella y el planeta- confluyen en la primera sílaba de la palabra oco-eco (en portugués: hueco-eco) y en la traducción -que hice con Augusto- se encuentran en la palabra omite-emite. Caetano Veloso hizo una canción en la que el poema funciona como partitura. El viernes presentamos, a su vez, una canción nuestra basada en este poema a dos voces y dos guitarras (pulsar, como verbo, también, define, específicamente, la acción de tocar las cuerdas de la guitarra). También se pudieron apreciar en lecturas bilingües -y en imágenes-, otros dos poemas de Augusto: Quasar y Pó do cosmos (Polvo del cosmos).

Andrés: El video lo armamos integrando imágenes y filmaciones del propio Observatorio; imágenes y videos de los poemas animados y parte de la filmación de una obra para esculturas sonoras de nuestra autoría que se llama Rítmicas de Concierto [sobre las Columnas Rítmicas (esculturas) de Enrique González de Nava] que tiene una fuerte relación con la idea de pulsación: tanto en lo sonoro, como en lo visual-corporal. La banda de sonido que compusimos -para la presentación de Pulsar- incluye sonidos tomados de la cúpula ad hoc, con lo que lo auto-referencial estuvo muy presente; ya que el trabajo surgió, en principio, de lo que las propias cualidades acústicas y visuales de la Cúpula del Telescopio Gran Ecuatorial Gautier nos propuso como punto de partida. Por otro lado, tocamos canciones de nuestra autoría que hacen referencia, en sus letras, a algunos cuerpos celestes; lo que nos permitió unificar el concepto de la presentación.

Daniel: Esperamos volver a realizar alguna presentación artística en el Observatorio Astronómico que -además de la fascinación que nos produce por las disciplinas que allí se estudian y por la conexión que establece con el cielo- es un hermoso lugar.

Fotografía: Guillermo E. Sierra


Publicar un comentario