martes, 30 de diciembre de 2008

Una muestra que combina las esculturas y los sonidos

Una muestra que combina

las esculturas y los sonidos

Por Lucía Zapata

27-10-2008 /
Dos músicos y un escultor son los creadores. Vacío entre es la instalación escultórica-sonora que podrá visitarse desde hoy y hasta el viernes 31 en el Pasaje Dardo Rocha (50 entre 6 y 7, Sala Polivalente). Los músicos Daniel y Andrés Duarte Loza junto al escultor Pablo León trabajaron unidos para este proyecto.

Daniel Duarte Loza, Pablo León y Andrés Duarte Loza
creadores de vacío entre (esculturas sonoras)
(Fotografía: Julieta Di Marciani)

"Comenzamos hace nueve años con los objetos escultóricos sonoros y desde ahí intentamos lograr el equilibrio entre la forma escultórica y las cualidades acústicas, tratando de que sonaran bien además de que estéticamente nos conformaran como esculturas. Fue difícil llevarlo adelante porque es un proyecto grande que involucra varias disciplinas, y esta es la primera vez que lo vamos a mostrar después de todo este tiempo", explica Daniel. Su hermano Andrés, agregó que "la obra se plantea en dos modalidades complementarias: una es como instalación plástica sonora (que puede visitarse a partir de las 16), que va a estar dispuesta en la Sala con una iluminación y una banda de sonido permanentemente para que la gente entre y pueda observar y escuchar al mismo tiempo. Y la otra es el concierto performance, que va a presentarse durante los cuatro días a partir de las 20".
–¿Por qué eligieron Vacío entre para titular este trabajo?
Andrés Duarte Loza: –Surge de una interpretación libre de la palabra espacio escrita en japonés. Los ideogramas japoneses descompuestos tienen varios significados, como sucede en ese idioma, entonces el primero significa vacío o cielo y el segundo intervalo o período de tiempo. El título responde a la idea de la obra que es vincular la forma plástica de las esculturas distribuidas en un espacio organizado por nosotros y la intervención de los cuerpos en movimiento, generando transformaciones en un lugar determinado. Se busca un resultado integral, en el que cada una de las artes contribuya al conjunto.
La relación de los hermanos Duarte Loza con la cultura oriental es porque Andrés es instructor de artes marciales, "algunos conceptos que me han resonado bastante, como la cuestión del espacio dinámico", dice. Mientras que Daniel las practica y, además, es bailarín de tango. Por eso a ambos les interesa "la relación con el cuerpo".
"El proyecto es muy interesante porque pudimos hacer un trabajo de tipo colectivo grupal y romper los propios egos, que es muy difícil, para que quedase un trabajo final sin que se notara la mano de alguien en particular. Es un trabajo profundamente orgánico y lúdico a la vez, y cuando estamos frente a los objetos, respiran tranquilidad, no transmiten una cuestión solemne, apostamos a que sea muy placentero. Fue un trabajo interdisciplinario porque los músicos participaron en el formato de los objetos", comenta León sobre su experiencia. Daniel Duarte Loza comparte ese pensamiento: "trabajamos de una forma colectiva creyendo que desde ese lugar la creación se retroalimenta, contrariamente a lo que muchas veces enseñan las academias, que es la búsqueda de la formación del artista para el éxito individual. Esta fue una instancia superadora que contribuyó a romper esa barrera y que nos insta a seguir trabajando en ese sentido que nos interesa muchísimo".
Además, el músico agregó que les gustaría “volver a mostrar la obra, por todo el tiempo que nos llevó la realización, incluso tenemos la idea de hacerlo al aire libre", adelantó.

Uno de los objetos escultórico-sonoros
(Fotografía: Luciano Passarella)

(Nota publicada, originalmente, con ambas fotografías,
el día 27/10/08 en el diario Diagonales de la ciudad de La Plata y
en versión web en ElArgentino.com http://www.elargentino.com/nota-12363-Una-muestra-que-combina-las-esculturas-y-los-sonidos.html)

Publicar un comentario